Hotel Carlos I
( Noches)

La Semana de la Tapa en Benidorm

Por | 15 septiembre, 2014 | 0 comentarios

Las Tapas. Es imposible hablar de ellas sin que se nos abra el apetito. En cualquier lugar del mundo que preguntes oirás hablar bien de ellas, pues a todo el mundo le encantan. ¿Qué persona visita a España sin probarlas? De hecho es algo, muy buscado y perseguido por todos los turistas.

Pero no solo por ellos. Nosotros españoles, somos los primeros en disfrutar de ellas desde las épocas más antiguas, constituyendo una de las mayores tradiciones gastronómicas que nos identifican. Es así hasta tal punto, que hoy en día se ha convertido prácticamente en una marca representativa del país.

Está claro que las tapas se pueden elaborar en países distintos, ya que se adaptan a los ingredientes de cada zona, sin embargo, se relacionan directamente con España, ya que es de donde son originarias, y donde más experiencia tenemos en cocinarlas.

¿Cómo surgió algo tan característico como las Tapas? Nos gusta comer en cantidad, por ello resulta curioso averiguar el modo en el que surgió esta habitud de comer menores cantidades, pero con ingredientes  más variados.

Pues bien, algunos dicen que antiguamente, en los bares se servían las copas de vino o cerveza, y que debido al calor, las moscas y diferentes insectos acudían a posarse sobre ellas. De esta manera, la bebida se estropeaba, echando a perder la copa. Por ello, como solución, decidieron “tapar” el vaso con un plato, y ya que se colocaba el plato, pues de paso, por qué no, algo de comida para picar.

Otras teorías atribuyen la tradición a Alfonso X, el cual para que sus tropas, cuando festejaban con vino, no perdieran todo el control sobre sí mismos, ofrecía pequeñas cantidades de comida junto al vino, de manera que el estómago amortiguaba un poco el efecto producido por éste.

Sea como sea, las tapas hoy en día son símbolo y figura de representación del país.

Presentan numerosas ventajas como:

–          No tienen norma fija, ni tampoco ingredientes. Es decir, se adaptan a la materia prima de la cual se disponga, de manera que se pueden cocinar en cualquier lugar y en cualquier temporada. Con ingredientes más caros, o más económicos.

–          Se presentan en raciones o cantidades pequeñas, por lo que resultan ideales para momentos en los que deseamos llenar el estómago, pero no comer demasiado, si no tenemos excesivo apetito. En caso contrario, de acudir a la comida o cena con mucha hambre, resultan una opción ideal, para todo aquel que quiere probar  de todo, sin hincharse, en una sola vez.

–          Economía. A pesar de que las hay de diferentes precios, debido a su pequeño tamaño, las tapas no suelen ser muy caras. Es por tanto, una buena opción para controlar el bolsillo. Una cena o comida de calidad, cargada de multitud de sabores y al mejor precio.

–          La mayoría de tapas no requieren el uso de cubiertos, ya que han sido diseñadas para consumir de pie. Esto hace que en bares o restaurantes con mucha clientela, donde nos toca estar apoyado o sentado en la barra, resulte de lo más cómodo consumirlas.

–          Variedad. Las tapas son un plato de lo más versátil, siempre pueden renovarse, añadirse o quitarse ingredientes, todo vale, todo combina bien. Por tanto, es una buena opción para salir de la rutina de los platos tradicionales y probar los sabores que menos has imaginado.

El secreto de una buena tapa, por tanto, no se encuentra en la cantidad de ingredientes con que esté fabricada, sino en la calidad de los mismos, así como en la creatividad del cocinero para combinarlos.

En España, además, tenemos lo que se le llama “La cultura de la Tapa”, es decir, ir de tapas supone quedar con amigos y/o familiares para disfrutar de ellas, recorriendo los diferentes bares de la ciudad, y representando la mejor excusa para sociabilizar, a la vez que hacemos otra de las cosas que más nos gusta: comer y beber.

La tapa generalmente viene asociada a una bebida, con lo que se le da igual de protagonismo a ambas.

También es cierto que el concepto de “tapa” varía enormemente entre los diferentes lugares del país.

Por ejemplo, en el norte, las tapas suelen adaptarse a los productos de allí (generalmente mariscos y pescados), y suelen consistir en diferentes tostas sujetas con un palillo. Son los llamados “pintxos”, tan característicos de la zona de Santander y País Vasco.

En Asturias por ejemplo, se suelen servir con vasos de sidra, en lugar de vino o cerveza, como ocurre en el resto de España.

En la zona centro del país, y en particular, en la capital española, encontramos que el concepto tapa se asocia a un aperitivo, por tanto consiste en pequeñas raciones de frutos secos, patatas fritas y olivas; de tal manera que no se entiende la tapa como modo de cenar o comer, sino para abrir boca antes de una comida o cena.

Más al sur, abundan las tapas ricas en carne, o incluso guisos elaborados (como es habitual en Sevilla), por lo que la única diferencia que presentan respecto a un plato tradicional reside en su reducido tamaño.  En la zona de Granada, se elaboran algunas de las tapas más famosas de toda la península, ya que son prácticamente platos combinados que incluyen huevos, carnes, ensaladas y patatas.

También en la zona sur, estas tapas se otorgan de forma gratuita junto a la bebida, pagando únicamente el precio de ésta, y se sirven sin preguntar al comensal si la desea o no, o cómo la quiere: es la que toca. Mientras que más al norte, no es necesario pedir bebida para que te la sirvan, ya que cada una de ellas presenta su precio particular, pudiéndose elegir el tipo de tapa que se desea consumir.

Sin embargo, en la zona mediterránea, sobre todo en nuestra Comunidad Valenciana, no existe mucha tradición del tapeo, ya que desde largos años hay más devoción por consumir platos típicos, como es el caso de la paella, que requieren mayores cantidades, o consumirlos sentados.

No obstante, en los últimos años, numerosos bares, franquicias y restaurantes  están cambiando sus costumbres e incluyendo esta opción en sus ofertas, con lo que es posible también en nuestra zona disfrutar de las mejores tapas. Así encontramos numerosos bares especializados en tapas tradicionales, como otros que se esfuerzan por obtener la tapa más creativa y vanguardista.

Con el motivo de reivindicar esta tradición tan española,  la organización Saborea y la Federación de Hosteleros de España (FDHE) ha establecido el día 29 de Septiembre como Día Mundial de la Tapa.

En 23 ciudades de España se celebran este día actividades relacionadas con esta especialidad,  y que pretenden impulsar y estimular esta forma de comer.  Durante un día entero, los bares y restaurantes que se suman a la iniciativa realizan actividades, concursos y degustaciones, para dar a conocer sus tapas más sabrosas y elaboradas.

Benidorm, es una de las ciudades que  honran con su participación. ¡Qué mejor manera de disfrutar del verano en esta ciudad que probando cualquiera de sus tapas! No hay día mejor que éste, y si te encuentras en la ciudad durante esa semana, te alegrará saber, que debido al éxito que ha tenido la jornada de la tapa años anteriores, este año se ha decidido dedicarle una semana entera. Tendrá lugar entre los días 22 y 28 de Septiembre, y toda la ciudad se llenará de color, sabor e intensos aromas que harán que no te puedas resistir a probar alguna de estas exquisitas tapas.

Benidorm, además, pretende de esta manera  impulsar y promover su propia gastronomía, dando a conocer sus mejores platos y productos típicos. Si no lo has hecho nunca, ¿a qué esperas? ¡Comienza ya a disfrutar del turismo gastronómico!

Si por el contrario, no puedes acudir a Benidorm durante esta semana, no te preocupes, tendrás ocasión de disfrutar de más jornadas como ésta, ya que la concejalía de Turismo organiza numerosos eventos gastronómicos más, a lo largo de todo el año. Este año se han celebrado un conjunto de seis:

–          Las Jornadas de la Cuchara (basadas en platos calientes)

–          Las Jornadas Gastronómicas (de comida típica de la zona, en general. Del 6 al 15 de Junio)

–          Las Jornadas de los Arroces (donde el plato estrella es este ingrediente. Del  13 al 19 de Octubre)

–          La Feria de Abril

–          Los Concursos de Pintxos y Tapas (del 31 de Marzo al 6 de Abril , donde los clientes votan por whatsapp o Facebook las tapas y pinchos que han probado durante la semana, y que más les han gustado.)

–          El día y la Semana de la Tapa (22 al 28 de Septiembre)

Durante esta semana, las tapas tendrán un precio de 2 euros, con lo que es una buena oportunidad para que probar las mejores raciones, esté al alcance de todos.

Además, podrás probar todos los ingredientes más típicos de la cocina mediterránea, disfrutando de: escalibadas, verduras frescas, cocas, mariscos, atún, rape, mejillones; así como también de: carnes y embutidos, solomillos, bacalaos, e incluso calderetas.

 

Si no eres de los que salen habitualmente a comer fuera de casa, ¡dentro de muy poco tienes la excusa perfecta para hacerlo! ¡Ven a descubrir la semana de la Tapa en Benidorm!

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*