Hotel Carlos I
( Noches)

Las fiestas de Benidorm contadas por un benidormense

Por | 4 noviembre, 2015 | 0 comentarios

fiestas de benidorm

Para la redacción de este artículo hemos contado con el testimonio real de una colaborada anónima natural de Benidorm, a la que desde el Hotel Carlos I, agradecemos enormemente su relato.

Las fiestas de Benidorm tienen comienzo en el mes de noviembre, concretamente la segunda semana. El motivo es porque cuando la virgen apareció un 16 de marzo en aquellos años, los hombres del pueblo estaban en la almadraba o en alta mar pescando. Así que hasta que no llegaron en noviembre no dieron comienzo las fiestas, por ese motivo las fiestas se celebran en esa fecha.

Dos semanas antes de las fiestas se celebra el día de las peñas, en el auditorio Julio Iglesias donde las damas hacen un baile. Y la semana antes de las fiestas, es la “semana cultural” donde todos los actos que se realizan son culturales y se coge de referente a la virgen o a las fiestas.

Las semana de las fiestas da comienzo el viernes por la noche con la entrada de peñas, donde se congregan todas las peñas de Benidorm y hacen un desfilen delante de la tribuna de la Reina y las Damas. Cada peña recibe de parte de la reina una placa conmemorativa.

El sábado por la mañana se realiza la Crida de las campanas, donde se anuncia al pueblo el comienzo de las fiestas. Van todas las Damas vestidas de calle y las Reinas dan el primer campanazo.

El sábado por la tarde se hace en la playa de Poniente, la escenificación del hallazgo de la Virgen, un teatro organizado por la organización cultural “La Barqueta”.

La historia cuenta, que llego un barco a la deriva en la bahía de Benidorm, los pobladores tenían miedo de coger el barco por si era portador de la peste. Llamaron a todos los altos cargos para ver que debían hacer. Tras debatir decidieron quemarlo. Al día siguiente los niños del pueblo fueron a recoger clavos y entre las cenizas del barco, se encontraron una imagen. Una talla de la Virgen María y el niño Jesús intactas, no había sufrido daños después de ser quemada. El pueblo lo vivió como algo mágico, algo que no tenía explicación y desde ese instante la proclamaron alcaldesa perpetua y patrona de Benidorm. La cual solo se saca en momentos muy puntuales y de formas especial.  

La tarde del sábado tras la escenificación del hallazgo se realiza la ofrenda florar a la Virgen, donde se reúnen todas las Damas, la Reina, la comisión de fiestas,  las peñas y todas las entidades festeras de la ciudad de Benidorm. La Reina infantil recita un verso ante todo el pueblo.

Para mí el momento más emotivo, es al finalizar la ofrenda floral el sábado. Tocan el himno de Benidorm y el himno de la Comunidad Valenciana y todos los actos se culminan con los dos himnos. Ver a la virgen, rodeada de flores, sonando el himno, me parece algo emocionante. Siempre me trae el recuerdo de mi abuelo que falleció cuando era pequeña.

Todos los días durante las fiestas, a las dos de la tarde, se realiza una mascletá en la Plaza Triangular.

Mis años como Dama

Yo fui Dama infantil en el año 1998 y Dama mayor en el año 2007.

La casa del Fester es el punto de unión, donde se reúnen todos los niños y los padres para decir quien quiere ser Dama y quien quiere ser Reina, ya que la elección de reina va por votación en unas urnas.

El día de la elección de la reina se celebra en el Benidorm Palace y meses más tarde se corona a la reina en el auditorio Julio Iglesias.

Me gusto más la presentación en 1998 que en 2007 puesto que cuando eres pequeña la atención que nos prestaban era más especial. Estábamos metidas en una flor y cuando tirabas de la cuerda aparecías, pero ya se sabe que cada comisión es un mundo y hace las cosas diferentes.

De pequeña te sientes como una princesa y de mayor intentan hacerte sentir como una modelo. En la coronación de 1998, antes del gran día me hicieron un cuestionario, ya que el día señalado mientras bajas las escaleras de auditorio Julio Iglesias van presentándote y diciendo tus gustos para que todo el mundo sepa un poco de ti y eso te hace sentir especial. Y lo mejor de las fiestas son los días de las convivencias, porque son experiencias que compartes con la gente.

Durante el mi primer año como dama, hice grandes amistades con muchas de mis compañeras, incluso hoy aún sigo conservándolas. Además quedamos que nos presentaríamos todas el mismo año para volver a ser Damas mayores. Y así fue en 2007, seis amigas nos presentamos por segunda vez y fue una vez más una experiencia única e inolvidable, sin ningunas ganas de que terminara.

Cuando fui Dama mayor, uno de los mejores días fue el de la presentación de la Reinas de la Casa de Asturias. Esa misma noche teníamos el concierto de David Bisbal. Durante el acto, viendo que no llegábamos a tiempo, intentamos que la elección de la Reina, la parte que las Damas tenían que entregar las flores, se adelantara. Y así fue, cuando subimos y le dimos las flores salimos corriendo, todas las damas por la calle con el traje regional corriendo agarrándonos las faldas y las enaguas para llegar a tiempo al concierto. Lo recuerdo como un momento muy divertido.

A mitad de mayo nos enseñan el baile del “Peuet”, es un baile tradicional que se toca con la Dolçaina y el Tabalet, para luego bailarlo en fechas señaladas como, el día de las fiestas del Roser, el día de San Jaume que se celebra en la plaza del San Jaume, en el castillo y el 9 de octubre.

Al vivir dos años diferentes de dama, recuerdo experiencias muy diferentes. Cuando eres pequeña no puedes disfrutar de la fiesta nocturna, en cambio, cuando eres mayor vas más de peña en peña con todos los mayorales y se disfruta mucho más tanto el día como la noche. Aunque también teníamos toque de queda porque al día siguiente siempre tienes que madrugar para algún acto o asistir a misa.

Siempre tienes anécdotas de cada día, de cómo intentas no dormirte en la misas por las mañanas o como intentas que tus compañeras a base de codazos no se duerman.

Es tradición que el día del cocido con pelotas, todas nos quitemos la falda y comamos solo con las enaguas para no manchar. Por la tarde siempre tienes un acto y no puedes ir con la falda sucia, y solo tenías una.

Durante los días de las fiestas todas las mañana se desayuna con la Reina de la fiesta y donde ella diga, es otro acto más de unidad y convivencia con tus compañeras que como ya he dicho anteriormente, terminan siendo tus grandes amigas.

A día de hoy llevo en mi pecho la medalla de la Virgen del Sufragio, que mi madre me regaló en mi segunda vez como Dama en 2007, como algo mágico, siento que me protege. Además de traerme muy buenos recuerdos de todos esos momentos vividos.

He vivido las fiestas y las sigo viviendo año tras año muy emotivamente, por el hecho de sentir mi ciudad, porque mis antepasados son fundadores de la ciudad de la de Benidorm, porque mi bisabuelo junto con mi abuelo construyeron el castillo de Benidorm y porque siento que una pequeña parte de ella es mía. Es por esto que cuando escucho su himno algo dentro de mí se acelera y me trae maravillosos recuerdos recuerdos.

Categorías: Benidorm

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*